Ir al contenido principal

Siguiendo El Legado Montessori


El niño que ha sentido un amor intenso por su entorno y por todas sus criaturas, que ha descubierto la alegría y el entusiasmo en el trabajo, nos da razones para albergar la esperanza de que la humanidad se puede desarrollar en una sola dirección.

María Montessori.


Adentrarse en el conocimiento de la filosofía Motessoriana implica reconocer que María Montessori visionó un tipo de educación que no desatiende ninguno de los aspectos relacionados con la formación del hombre. Ya desde la educación de los sentidos, ya desde el desarrollo de la psicomotricidad y del proceso lecto-escritor, se puede ver la clara intención de hacer del niño un “ser integral”. A fin de cuentas, su propuesta pedagógica no sólo propone educar en autonomía y libertad, sino que muestra una seria preocupación por formar personas conscientes de la gratitud que el ser humano debe a la madre naturaleza, origen de todo lo creado.
Esto último significa también que el estudiante montessoriano es un ser histórico que mira siempre hacia el pasado para entender mejor su presente. De ahí que se incentive al niño a tener la responsabilidad de agradecer la herencia cultural que nos dejaron nuestros antepasados.
Los principios de esta pedagogía giran, entre otros elementos, en torno a la mente absorbente, los periodos sensibles, el ambiente preparado, que en conjunto hacen un gran aporte a la formación del ser desde un hacer en el aula que promueve la autonomía, el respeto, la libertad, la independencia, etc.: valores clave para el desarrollo de un ciudadano sensible y responsable.
Como puede verse, esta pedagogía resalta una educación humanista y para la paz en la que se respeta al niño como ser único e irrepetible, con sus propias inquietudes y potencialidades. Sus principios tratan, en todo caso, de permitir su desarrollo y brindarle la oportunidad de dar cara a los problemas que se le presentan. En esta medida, hay trascendencia en educación para la paz cuando los niños comprenden que para convivir con los demás existe libertad, pero también límites; que ellos son una parte del todo, que estar en este mundo implica responsabilidad y respeto frente a su comunidad y a su entorno natural.
En fin, en estos tiempos difíciles en que la sociedad es tan dinámica y cambiante, la pedagogía de María Montessori deja un legado extraordinario, sobre todo por su convencimiento de que en la educación está la clave para formar seres capaces de solucionar sus problemas cotidianos y de aportar a la solución de las grandes dificultades que hoy nos plantean la guerra y la paz. Es con esta convicción que hoy día educamos en nuestra institución.

Por: Erika Vega Olivo
Lic. En Pedagogía Infantil
Especialista en gerencia Educativa

www.montessoricartagena.edu.co

Comentarios

Entradas populares de este blog

Circulo Montessori

L
as aulas Montessori se caracterizan por estar organizadas en ambientes, también llamados, Ambientes preparados, donde los materiales están dispuestos y al alcance de los niños de una forma ordenada por áreas, lo cual desarrolla la confianza, organización, independencia, atención y concentración. Apoyando el autoaprendizaje y la automotivación para aprender a investigar del ambiente. Así mismo, dentro del aula, existe un lugar sagrado llamado “El Circulo”, espacio en el que los alumnos observan y/o escuchan junto a su guía (maestra) temas de interés general. Existen reglas y límites que no pueden ser traspasados de ninguna manera y que son explicados clara y lógicamente a los pequeños.
Como se desarrolla El Círculo: Al llegar los niño, la profesora los espera sentada en éste, los saluda y los va ubicando de lado y lado dejando siempre un espacio para el que llegue tarde.La guía pide a los niños que la miren, así ella puede saber si tiene la atención de todos.Se canta mientras llegan la g…

Gabriel García Márquez, un alumno de escuela Montessori

En el primeros de sus tres libros de relatos autobiográficos "VIVIR PARA CONTARLA", dice sobre su paso por la escuela Montessori: 

El consuelo fue que en Cataca habían abierto por esos años la escuela Montessoriana, cuyas maestras estimulaban los cinco sentidos mediante ejercicios prácticos y enseñaban a cantar. Estudiar era algo tan maravilloso como jugar a estar vivo. 

Aprendí a apreciar el olfato, cuyo poder de evocaciones nostálgicas es arrasador. 

El paladar, que afiné hasta el punto de que he probado bebidas que saben a ventanas, panes viejos que saben a baúl, infusiones que saben a misa... No creo que haya método mejor que el Montessoriano para sensibilizar a los niños en las bellezas del mundo y para despertarles la curiosidad por los secretos de la vida... 

Me costó mucho aprender a leer. No me parecía lógico que la letra "m" se llamara "eme", y sin embargo con la vocal siguiente no se dijera "emea" sino ma. 

Me era imposible leer así. Por f…

Método Montessori en la Actualidad.

En su método, María Montessori nos habla de la mente absorbente del niño, comparándolo con una esponja, esto es algo que actualmente se sigue pensando, por eso la escuela infantil supone un periodo importante para los niños, ya que inconscientemente todo aquello que nosotros queremos que aprendan, lo harán de una manera increíblemente rápida, por eso es tan importante también como lo enseñemos, porque lo que les ocurra
ahora, tanto algo bueno como algo malo, estará presente siempre en su futuro.

Nos habla también de los periodos sensibles, donde el niño puede mostrar sus capacidades para adquirir nuevas habilidades en un periodo concreto, ya que si sucede más tarde, la dificultad en el aprendizaje puede aumentar. Esto lo podemos observar en la enseñanza de la escritura o la lectura, son habilidades que en las escuelas infantiles pretenden enseñar, ya que el niño las puede adquirir de forma rápida desde un principio, evitando así problemas futuros, ya que esta demostrado que cuanto más …